fbpx
Back to Entradas

El pescador y el pez de Samaniego

Recoge un pescador su red tendida y saca un pececillo.

«Por tu vida -exclamó el inocente prisionero-, dame la libertad; sólo la quiero, mira que no te engaño, porque ahora soy ruin; dentro de un año sin duda lograrás el gran consuelo de pescarme más grande que mi abuelo ¡Qué! ¿Te burlas? ¿Te ríes de mi llanto? Sólo por otro tanto a un hermanito mío un señor pescador le tiró al río.»

«¿Por otro tanto al río? ¡Qué manía!  -replicó el pescador-. Pues ¿no sabía que el refrán castellano dice: Más vale pájaro en mano… A sartén te condeno; que mi panza no se llena jamás con la esperanza

Fábula de Félix María Samaniego

 

Comparte la entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Entradas