fbpx

Leer a los que ya pensaron, y  reflexionar, avanzar en el pensamiento es una de mis necesidades de siempre. Donde estamos, de donde venimos y hacia donde nos dirigimos es simplemente una condición necesaria para aprender y evolucionar. Se mezclarán mis reflexiones con las de ellos.

 Envidiosas las abejas a causa de la miel que les arrebataban los hombres, fueron en busca de Zeus y le suplicaron que les diera fuerza bastante para matar con las punzadas de su aguijón a los que se acercaran a sus panales. Zeus, indignado al verlas envidiosas, las condenó a perder su dardo cuantas veces hirieran a alguno y a morir ellas mismas después.

 La envidia no es buena consejera, más bien nos puede llevar a perder lo que ya poseemos.

Minutos filosóficos
José Manuel Lechuga Gómez

El Perro y el Reflejo

Había una vez un perro, que estaba cruzando un lago. Al hacerlo, llevaba una presa bastante grande en su boca. Mientras lo cruzaba, se vio

Read More »
Minutos filosóficos
José Manuel Lechuga Gómez

No hay que olvidar el pasado

Tras diecinueve años de destierro, el príncipe Chonger fue elegido soberano del reino Jin como sucesor del trono. El sueño afanosamente acariciado durante los largos

Read More »
Minutos filosóficos
José Manuel Lechuga Gómez

El significado de unas mentiras

Viajamos al reino de Chi. Allí habitaba un hombre muy bien parecido, esbelto y de excelente porte, llamado Dsou Chi. Cierta mañana, tras arroparse con

Read More »
Minutos filosóficos
José Manuel Lechuga Gómez

Hilo rojo del destino

  Leyenda Japonesa Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa,

Read More »
Minutos filosóficos
José Manuel Lechuga Gómez

El pescador y el pez de Samaniego

Recoge un pescador su red tendida y saca un pececillo. «Por tu vida -exclamó el inocente prisionero-, dame la libertad; sólo la quiero, mira que

Read More »